¿Qué es una CRIO-sauna?

Una CRIO-sauna es una cámara con una abertura en la parte superior cuyo interior se enfría a temperaturas de entre -140° C a -180° C por medio de nitrógeno líquido. Durante el tratamiento todo el cuerpo se encuentra en el interior de la cámara (salvo el cuello y la cabeza). El tratamiento se realiza estando de pie: de ahí que pueda regularse la altura de la base con el fin de garantizar el tratamiento óptimo a pacientes de cualquier estatura. Se accede a través de una puerta integrada que también puede abrirse desde dentro en cualquier momento de la sesión.

¿Cómo funciona la CRIO-terapia integral?

Durante la CRIO-terapia integral la temperatura de su superficie cutánea se reduce considerablemente durante un periodo que puede llegar a alcanzar los tres minutos. Durante el tratamiento en nuestra CRIO-sauna el cuerpo se envuelve en aire muy frío (de -140° C a -180° C). Los vasos superficiales se contraen reduciendo el riego sanguíneo de la piel y de las capas superficiales de tejido. Con este enfriamiento intenso de la piel se obtienen grandes resultados cosméticos y terapéuticos, tales como la tersura de la piel, el estímulo del metabolismo y la pérdida de peso asociada al mismo, así como la tonificación de la musculatura y una acción analgésica. Una vez que salga de la CRIO-sauna la temperatura de su piel se regulará recuperando su nivel normal muy rápidamente.

¿Resulta incómodo un CRIO-tratamiento?

Las bajas temperaturas del interior de la CRIO-sauna no resultan dolorosas ni desagradables. Cuanto más se enfrían los tejidos, menos se percibe el dolor: la sensación subjetiva de dolor disminuye. A una temperatura cutánea de 15 °C ésta resulta ya completamente indolora. Además, nuestros tratamientos se limitan a un máximo de tres minutos por sesión. Ello no solo le proporciona la duración óptima por tratamiento para que obtenga el máximo efecto, sino que también le garantiza que la crioterapia no produzca efectos secundarios que puedan ser desagradables o, incluso, nocivos.

¿Qué riesgos conlleva el tratamiento por crioterapia?

Los tratamientos por crioterapia no son peligrosos ni perjudiciales para la salud. El nitrógeno líquido que se emplea como refrigerante no entra en contacto con la piel. Además, cada tratamiento es conducido y aplicado por personal especializado con la debida cualificación y formación. Durante cada tratamiento la temperatura del interior de la CRIO-sauna, el desarrollo del propio tratamiento y el bienestar físico de la persona sometida al mismo se supervisan continuamente.

¿Cuánto tiempo dura un tratamiento por crioterapia?

El tratamiento en el interior de la CRIO-sauna dura tres minutos como máximo, si bien puede realizarse varias veces al día. Los tratamientos locales por crioterapia varían en función de su extensión y pueden durar hasta 60 minutos por sesión.

¿Para qué personas es desaconsejable el tratamiento por crioterapia?

Para aquellas personas que padezcan hipertensión no contralada, lleven marcapasos, se hayan sometido a un tratamiento prolongado de quimioterapia para combatir el cáncer, padezcan trombosis venosa profunda, alergia al frío o mujeres embarazadas.

Si no estuviese seguro acerca de si alguna de estas contraindicaciones fuese aplicable en su caso, le rogamos que lo consulte previamente con su médico.

Tengo claustrofobia. ¿Puedo utilizar la CRIO-sauna a pesar de ello?

Nuestra CRIO-sauna está abierta por arriba. Durante todo el tratamiento su cabeza y cuello se encuentran fuera de la CRIO-sauna, por ello no se produce sensación de opresión. Además, la CRIO-sauna está equipada con una puerta que no se cierra ni bloquea en ningún momento; es posible salir de la sauna en cualquier momento sin ayuda de otra persona.

¿Qué llevo puesto durante mi tratamiento?

Durante la crioterapia integral usted lleva ropa interior o traje de baño. Además, sus manos, pies, rostro y orejas se protegen de las bajas temperaturas.
Nosotros le proporcionamos el equipo de protección antes del tratamiento.

¿Qué objetos no deben llevarse a la CRIO-sauna?

Objetos metálicos de cualquier tipo, tales como cadenas, anillos, piercings, brazaletes, pendientes, etc.). Antes del tratamiento también hay que quitarse las gafas y el reloj.

¿Es suficiente y conveniente realizar un único tratamiento por crioterapia?

Tras un tratamiento ya se obtienen resultados perceptibles y visibles; sin embargo, para poder alcanzar un resultado óptimo, recomendamos a nuestros clientes que realicen varias sesiones consecutivas a lo largo de un periodo de un mes. Para ello lo ideal son nuestros paquetes de tratamientos.

¿Tras cuántos tratamientos se notan resultados?

Los resultados del tratamiento varían siempre de un individuo a otro. Sin embargo, en términos generales puede decirse que tras el primer tratamiento ya cabe esperar un resultado perceptible y visible. Mediante una crioterapia integral se liberan endorfinas en el organismo y sentirá que tiene más energía y vitalidad. Este estado puede durar varias horas o, incluso, días. Los resultados cosméticos y terapéuticos pretendidos pueden conseguirse ya desde el primer tratamiento. Para conseguir unos resultados duraderos y a largo plazo se requieren varias sesiones.

¿Cómo funciona el CRIO-facial y un tratamiento por crioterapia local?

En las aplicaciones CRIO-facial y locales se emplea una tecnología similar a la de la crioterapia integral. La aplicación precisa y local de temperaturas muy bajas ayuda a cerrar los poros del rostro o de la zona del cuerpo en cuestión. Al reducir la temperatura de la superficie cutánea entre 7 y 8° Celsius se provoca un intenso estímulo de la producción de colágeno por parte del propio organismo. La combinación de estos dos factores genera una clara acción reafirmante en la piel de las zonas corporales tratadas. Después de un tratamiento de 10 minutos ya se producen resultados evidentes.